ORFANDAD

PENSIÓN DE ORFANDAD

Es la prestación económica que tiene por objeto cubrir las necesidades de quienes dependían económicamente de sus padres al fallecimiento de éstos.

Serán beneficiarios de esta pensión:

Hijos propios del causante, cualquiera que sea la naturaleza de la filiación. La ley no va a distinguir entre hijos matrimoniales y extramatrimoniales.
Hijos adoptivos
Hijos póstumos
Los hijos del cónyuge superviviente, cualquiera que sea su filiación, que hubiese aportado al matrimonio, siempre que éste se hubiera celebrado dos años antes del fallecimiento del causante, hubieran convivido a sus expensas y además no tengan derecho a otra pensión de la Seguridad Social, ni queden familiares con obligación y posibilidad de prestarles alimentos, según la legislación
Los beneficiarios deberán cumplir los siguientes requisitos:

Ser menores de 18 años.
Ser menores de 22 años, o de 24 años si no sobreviviera ninguno de los padres, en los casos en que el hijo del causante no efectúe un trabajo lucrativo por cuenta ajena o propia, o cuando realizando un trabajo lucrativo, los ingresos que obtengan en cómputo anual resulten inferiores a la cuantía vigente del salario mínimo interprofesional, que se fije en cada momento, en cómputo anual.
En el caso de orfandad absoluta, si el huérfano estuviera cursando estudios y cumpliera veinticuatro años durante el transcurso del curso escolar, la percepción de la pensión de orfandad se mantendrá hasta el día primero del mes siguiente del inicio del siguiente curso académico
La prestación estará constituida por una pensión vitalicia cuya cuantía será del 20% de la base reguladora.

La base reguladora se calculará de la misma forma que en la pensión de viudedad.

Cuando se trate de pensión de orfandad absoluta (si no queda cónyuge sobreviviente o éste fallece disfrutando la pensión de viudedad o abandonó el domicilio), la pensión de orfandad se incrementa con el porcentaje del 52% de la viudedad.

La suma de las cuantías de las pensiones por muerte y supervivencia no podrá exceder del importe de la base reguladora que corresponda, en función de las cotizaciones efectuadas por el causante. Esta limitación se aplicará a la determinación inicial de las expresadas cuantías, pero no afectará a las revalorizaciones periódicas de las pensiones que procedan en lo sucesivo.

 

La pensión de orfandad se abonará:

Si el huérfano es menor de 18 años, a quien lo tenga a su cargo, en tanto cumpla con la obligación de mantenerlo y educarlo, o a quien tenga atribuida la guarda del menor, si éste se encuentra en situación de desamparo constatado por la entidad pública competente.
Si el huérfano es mayor de 18 años, se abonará directamente a éste, salvo que haya sido declarado incapacitado judicialmente, en cuyo caso se abonará a quien tenga atribuida su guarda.
La pensión de orfandad será compatible con cualquier renta de trabajo del cónyuge superviviente o del propio huérfano, y con la pensión de viudedad que aquel perciba, en su caso.

La pensión de orfandad de los beneficiarios mayores de 18 años es compatible con cualquier renta del trabajo del cónyuge superviviente o del propio huérfano (siempre que no supere el límite del 75 por 100 del salario mínimo interprofesional, en cómputo anual), y con la pensión de viudedad que aquel perciba, en su caso.

 

La pensión se extinguirá:

Por cumplir la edad mínima fijada en cada caso, salvo que, en tal momento, tuviese reducida su capacidad de trabajo en un porcentaje valorado en un grado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
Por cesar en la incapacidad que le otorgaba el derecho a la pensión.
Por adopción.
Por contraer matrimonio.
Por Fallecimiento.
Cuando la pensión de orfandad se extinguiese por cualquiera de las cuatro primeras causas, sin que el beneficiario hubiera percibido una anualidad de la pensión, se abonará por una sola vez la cantidad precisa para completarla, incluidas las pagas extraordinarias.

Igualmente se prevé la posibilidad de que el beneficiario pueda solicitar el abono de una sola vez de 12 mensualidades de la pensión de orfandad cuando no hubiera llegado a devengar cantidad alguna de la pensión de orfandad antes de llegar a la edad límite para ser perceptor de la misma, por haberla solicitado en fecha posterior al cumplimiento de dicha edad, siempre que en la fecha del hecho causante hubiera reunido las condiciones para ser beneficiario.